Reseña Histórica

NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO

“Nuestra Señora del Rosario es una advocación mariana venerada en la Iglesia católica y se celebra el 7 de octubre.

Si hay un tesoro que ha atravesado siglos de la historia de la Orden de Predicadores, es el tesoro del Rosario. Podría ser comparado como un diamante que brilla en sus múltiples facetas. Es una piedra muy antigua, pero siempre podemos descubrir en ella un nuevo resplandor. Pasa lo mismo con el Rosario.

La tradición dice que Santo Domingo lo recibió de las mismas manos de Nuestra Señora. Esta oración, cuyo desarrollo fue lento hasta que fuera fijada por el santo Papa Dominico Pio V en el siglo XVI, es un resumen del Evangelio, meditado con María.

Cuenta la leyenda que la Virgen se apareció en 1208 a Santo Domingo de Guzmán en una capilla del monasterio Prouilhe (Francia) con un rosario en las manos, le enseñó a rezarlo y le dijo que lo predicara entre los hombres; además, le ofreció diferentes promesas referentes al rosario. El santo se lo enseñó a los soldados liderados por su amigo Simón IV de Montfort antes de la Batalla de Muret, cuya victoria se atribuyó a la Virgen. Por ello, Montfort erigió la primera capilla dedicada a la imagen. En el siglo XV su devoción había decaído, por lo que nuevamente la imagen se apareció al beato Alano de la Rupe, le pidió que la reviviera, que recogiera en un libro todos los milagros llevados a cabo por el rosario y le recordó las promesas que siglos atrás dio a Santo Domingo. En el siglo XVI, San Pío V instauró su fecha el 7 de octubre, aniversario de la victoria en la Batalla de Lepanto (atribuida a la imagen), denominándola Nuestra Señora de las Victorias; además, agregó a la letanía de la Virgen el título de “Auxilio de los cristianos”.

CAMBIO DE NOMBRE A LA FESTIVIDAD

Su sucesor, Gregorio XIII, cambió el nombre de su festividad al de “Nuestra Señora del Rosario”, a causa de la victoria en la batalla de Temesvár en 1716, atribuida por Clemente XI a la imagen, el Papa ordenó que su fiesta debía celebrarse en la iglesia universal. León XIII, cuya devoción por esta advocación hizo que fuera apodado el Papa del Rosario, escribió unas encíclicas referentes al rosario, consagró el mes de octubre al rosario e incluyó el título de Reina de Santísimo Rosario en la letanía de la Virgen.

Como anécdotas, tanto la Virgen de Lourdes en su aparición de 1858 como la de Fátima en 1917 pidieron a sus aparecidos que rezasen el rosario. Gran parte de los Papas del siglo XX. Fueron muy devotos de esta advocación, y Juan Pablo II manifestó en 1978 que el rosario era su oración preferida.