“Con Eduviges abrazamos la vida y misión con esperanza”

101 años educando  la mente y el corazón…

La I.E. Nuestra Señora del Rosario cumple 101 años sembrando la semilla del saber, de la Luz y la verdad en los hogares lambayecanos. Desde 1918, año en que la sociedad chiclayana solicita al Presidente de la República su creación, ha cumplido fielmente la misión de educar la mente y el corazón de generaciones y generaciones de mujeres, que han transitado por los diferentes recintos que albergaron a niñas inquietas para convertirse en fragantes rosas del jardín rosarino y por ende en mujeres virtuosas que destacan en los diferentes campos del saber, la ciencia, la cultura, educación, leyes y por supuesto en el hogar que cada una de ellas forjó.

Aquella Resolución Suprema Nº 5382 del 18 de marzo de 1918, es el punto de partida de un importante camino de luz para brillar en cada uno de los hogares, llevando la verdad del evangelio, la esencia del estudio como consigna y herencia de nuestro Padre Santo Domingo de Guzmán y la caridad legada por nuestra amorosa Madre Eduviges Portalet, para librar a la humanidad de muchas cegueras que a veces resultan ser más fuertes que la ceguera corporal.

En un amanecer del 01 de mayo de 1918, para iluminar la Ciudad de la Amistad, abre las puertas la Institución Educativa “Nuestra Señora del Rosario”, iniciando su funcionamiento con 46 estudiantes. Desde aquella memorable fecha, la región norte del país, cuenta con un recinto cultural donde se forjan grandes mujeres, distinguidas por sus principios y valores, por su corazón dominico, dispuesto a mejorar como persona, a través de la oración de cada día acompañadas de un rosario, que cual corona de rosas y eslabones de confianza se unen indisolublemente al corazón de María, madre, esperanza y modelo latente de mujer.

Son las Hermanas Dominicas de la Inmaculada Concepción quienes desde el inicio dirigen esta casa de estudios, fue Madre Diana Goetz la primera Directora y así como ella cada Hermana Dominica dejó una huella imborrable en la formación de generaciones de rosarinas que marcaron un camino por el que transitan hoy más de 1500 estudiantes en una I.E. Acreditada Internacionalmente, Católica, de Calidad con Identidad, en la cual la formación integral y trascendente son la clave que les asegurará destacar en la vida.

Cabe recordar la figura de insignes religiosas como Madre Magdalena Stagnaro Servido quien durante décadas formó los corazones y la conciencia de niñas débiles para hacerlas mujeres fuertes y distinguidas en la sociedad lambayecana y el mundo. Madre Carmen Rosa Porras Cavero, que hasta hoy evoca los mejores años vividos en su Rosario de siempre y cuya figura de rectitud y confianza añoran siempre las rosarinas que se reúnen cada año para recordar sus épocas estudiantiles. Madre Elena Gonzales Robles, cuya figura tan joven y dinámica inspiraba la confianza en cada una de sus estudiantes a las que acompañó en todo momento y circunstancia y quien dirigió personalmente la Catequesis y Pastoral de nuestro querido Rosario desde su llegada,  además estrechó importante lazos con los padres de familia quienes apoyaron incondicionalmente cada proyecto de mejora en nuestra institución como el Auditorio y la piscina de aquella construcción anterior. Madre María de los Ángeles Villavicencio Centurión una religiosa preocupada en todo momento por la calidad de los aprendizajes y de los servicios educativos, para ella una rosarina debía estar rodeada de un ambiente físico y espiritual que le permitan lograr cada uno de sus sueños y que en cada rincón del colegio se sientan acogidas como y hasta mejor que en casa.

Cada sueño, cada logro, cada piedra colocada en el camino sirvió para afirmarlo, allanarlo hacerlo sólido y así ante cualquier circunstancia nuestro Rosario siempre brilla bajo el amparo de nuestra Madre Santísima: Nuestra Señora del Rosario.

Hoy compartimos espacios físicos importantes gestados por dos religiosas cada una en su etapa de Directora, Madre Gladys Rodríguez Garay y Madre Elizabeth Checa Carlín , Madre Gladys trazó el camino con el logro de la designación de Colegio Emblemático e inicio del Proyecto de Remodelación y Madre Elizabeth con la ejecución del proyecto gracias a su gestión y constancia.

Asimismo lograr la Acreditación también fue un proyecto iniciado por Madre Gladys y culminado por Madre Elizabeth. Gracias a cada una de ellas por los esfuerzos que realizaron en su momento.

En la actualidad nuestra directora es la Prof. Rosa Lucila Rabanal Cruz, acompañada siempre en la Promotoría de las Hermanas Dominicas de la Inmaculada Concepción en la persona de Madre Lorena Fabián Arias y Madre Astrid Anco Pizarro por encargo de la Provincia Santa Rosa del Perú. La I.E. continúa apostando por una educación sustentada en la vivencia de virtudes teologales y humanas, con Maestros preparados, Padres de familia comprometidos y estudiantes que se esfuerzan día a día por ser mejores.

La I.E. marca un hito en la calidad educativa siempre, el sello ineludible de esta calidad es el binomio formado por las Religiosas Dominicas de la Inmaculada Concepción y los maestros y maestras altamente calificados con diferentes Grados, Títulos y Menciones, maestros y maestras que dedican los mejores años de su vida con la firme convicción de transformar la sociedad,  dispuestos siempre a construir y desde 1918 este binomio traza el camino de Luz y Verdad en el corazón de cada rosarina.

Gracias a cada una de las familias chiclayanas la historia de Nuestra Señora del Rosario se sigue construyendo más allá de 101 años… Iniciamos un nuevo siglo con mucho amor y esfuerzo por seguir liderando siempre la educación lambayecana porque  ¡Rosario es Chiclayo  y Chiclayo es Rosario!